Gracias, Rosy, gracias.

Gracias, Rosy , gracias.

Esta es una teoría de entretelones, del detrás de la escena y de las posibles causas del rumbo que fue tomando la telenovela a lo largo de su “vida” en pantalla. Me la fabriqué de acuerdo a lo poco o mucho que he escuchado y visto en las noticias de espectáculos y del rumbo argumental de la telenovela misma… y no pretendo que sea “la neta”, simplemente es algo que a mi me explica en parte lo sucedido en la trama de La fea más bella… desde que empezó hasta hoy, a dos días del final…

A mediados de 2005 se cumple el vaticinio de Fernando Gaytán: Televisa considera que es buen tiempo hacer su versión de YSBLF, han pasado casi seis años del estreno de la original y comienza a armar el equipo de trabajo que la realizará. La productora designada para el proyecto sería Rosy Ocampo quien se había enfocado a telenovelas infantiles y ahora le asignaban una “de corte familiar”.
Esta original de Gaytán se caracterizaba por no tener asesinatos, ni acciones de extrema violencia, además de estar relatada en tono de comedia, lo cual facilitaba que fuera colocada a las 4 pm, un horario por recuperar por los productores de melodramas de la casa productora, hacía tiempo que se habían dejado de colocar telenovelas tan temprano pues reportaban muy poca audiencia. Así que de entrada ese era uno de los retos para el equipo de Ocampo.
RO comienza a asignar tareas, contacta a Sergio Jiménez (q.e.p.d) como director general de escena, junto con Garcini y Zaunbos para completar el grupo. La telenovela sería producida y grabada más como una comedia de situación que como melodrama por lo cual se necesitaba un equipo de dirección grande y coordinado por alguien con mucha experiencia en actuación, dirección escénica y sobre todo, que pudiera manejar bien la combinación cómico-dramática de esta historia.
Por otro lado, Ocampo contacta a Palmira Olguín para escribir la adaptación, luego llegaría también al equipo Arturo Pohlenz pero después, cuando el proyecto ya había comenzado (esto lo deduzco de que en los créditos sólo aparece Olguín al inicio y después se agrega el nombre de Pohlenz). De principio, obtienen un libreto con capítulos para seis meses de transmisión.
Ocampo sabe que la historia es súper conocida. Demasiado tal vez. El algún momento comienza a creer que con el libreto tal cual está no bastará para mantener el rating al final (por ser predecible). Entonces, pide a los escritores algún cambio para mantener expectación y algo de incertidumbre hacia el final. Se concluye que el punto donde se puede enfocar toda la atención del público sería la pareja que, al final, elegiría la protagonista. En la original vuelve con su jefe (el traidor reivindicado), pero mucho del público colombiano pedía un cambio… Además, recientemente, en Verliebt in Berlin, la versión alemana, la protagonista casi se casa con Rokko, su segundo pretendiente y hasta se grabaron dos finales. Esto tiene por consecuencia que se acuerden dos etapas para la versión mexicana: una la de su historia de traición y otra donde llega un hombre que valora a la fea protagonista desde que la conoce y que ella elegirá al final a este segundo pretendiente.
Viene el tiempo de hacer castings. Ocampo llama a actores que han trabajado ya con ella, Elízabeth Álvarez, Nora Salinas, René Striker, etc., etc., se hacen pruebas con actrices “desconocidas” para el papel protagónico femenino pero no quedan convencidos por lo que audicionan actrices con trayectoria, Aleida Núñez, Andrea Legarreta entre ellas y, por supuesto, Angélica Vale. Aunque la empresa y la productora querían a alguien menos conocido, las pruebas de la Vale son contundentes. Ella misma dijo que habló por aquí y por allí para que le dejaran el personaje, su calidad actoral es indiscutible y para ese personaje necesitan a una ACTRIZ. Consigue el rol. Humo blanco, habemus protagónica femenina.
Con el protagónico masculino la cosa tampoco fue sencilla. Se había elegido a René Striker pero él dice NO. El trabajo será muy pero muy demandante, siempre pegados al aire y así él no va. Se comienzan a ver opciones y RO en persona le llama a Jaime Camil a NY. Deben haberle mostrado el libreto (cuando menos una buena parte) y él se convence de que es buena opción, deja la obra de teatro que hacía allá y se instala de nuevo en México. Habemus protagonista masculino (para la primera parte de la historia aunque eso no se dice, cuando menos abiertamente).
El elenco queda conformado en general por actores capaces, no en balde Don Sergio Jiménez está al mando y salvo casos como el de Sergio Mayer (quien siempre fue la ‘piedra en el zapato’ como el mismo Jiménez lo declaró varias veces), todos harán un trabajo entre bueno y excelente.
Comienzan los talleres de actuación con Don Sergio, luego las grabaciones y en enero de 2006, salen al aire. Acaparan a la audiencia de las 4 de la tarde como en años, pero años, no se veía. La historia va como la habían planteado de principio pero al ver que el rating va bien deciden cambiarla a las 6 de la tarde y comienzan a hacerle pequeños alargues: algunas nuevas anécdotas como la de Eduardo el amigo de Fer (por ejemplo) y a incluir nuevos personajes como al vidente Jorge Flores para hacer las predicciones. Juanita y sus caracoles pasan a segundo plano y el Sr. Flowers comienza a leerles el alma y el futuro a los protagonistas. Este es el inicio de una comercialización más abierta pues Jorge Flores vive de sus predicciones y se promociona como un acertado consejero, al involucrarlo con Lety y Fer le dan espacio para hacerse propaganda y que a su negocio le reditúe.
Los argumentistas insertaron al liberto original también lo de Fernando y Leticia en Alemania (ligado con el Mundial lo cual también es comercialización franca) y lo de Cuernavaca. En aquel entonces quien escribía estaba en sintonía con la historia de Gaytán, si bien estaban inventando lo hicieron con respeto a las ideas originales del colombiano. La trama de Betty la fea explora la descolocación de los personajes así como de las situaciones y los desencuentros. Y ¿qué pasa en Alemania? Lety se le pierde a Fernando provocando su angustia, una discusión con Omar y hasta sus lágrimas. O ¿qué hay de Cuernavaca? Lety se siente fuera de lugar, Ariel casi descubre a su cuñado con la amante y luego, justo cuando todo parece propicio para que hagan el amor, ella dice no, hasta que seamos libres. Estos “fuera de lugar” y los desencuentros son la estructura de la emotividad de la historia, cuando se acaben, llegará el final feliz. En fin, hasta ahí todo va relativamente bien, tanto que la telenovela atrapa a muchísima más audiencia y comienzan a transmitirla a las 20:00 hrs, De una producción modesta para abrir el horario telenovelero pasa a ser la telenovela estelar del canal 2 de Televisa. También comienza la exportación del “producto” a muchos países latinoamericanos.
Sucede lo de la carta y se prepara la junta de Comité. La audiencia está al tope, los ratings reportan cifras impresionantes, todos comentan que en México hacía cinco años que una telenovela no tenía tal cantidad de audiencia sostenida comenzó en enero y estamos en agosto, todo de maravilla. También se escucha en los programas de espectáculos que llegará la salvación de Lety, que aparecerá un hombre en verdad bueno que luchará por ella, que Fernando Mendiola pagará caro todos sus errores y se comenta por lo bajo que Fernando debe disfrutar los últimos besos que le quedan con la Lic. Padilla Solís pues su tiempo cerca de ella se acaba. (Esto lo decían cada que podían en Hoy)
Cuando comienza Acapulco, la misma Ocampo declara que el rating para el capítulo donde aparece por primera vez Domenzaín fue de 35.5 pts. La segunda parte de la historia comenzaba con inmejorables augurios y con una comercialización más abierta. El hotel, el certamen de belleza, el bar donde se pelea Fernando, el buceo, la cabalgata playera y los yates en Acapulco, Vickyform, Andrea, etc., etc.,
La segunda parte, además, empuja fuerte al segundo pretendiente de Leticia. Es un personaje que pretende ser todo lo que Fernando no es y no sólo eso, fue escrito por otra mano. Una mano que no se apegaba mucho a los trasfondos de la historia de Gaytán y que pensó que el galán de telenovela que insertó en la trama podía resultar magníficamente. Esto último no tengo manera de probarlo con ninguna declaración en prensa (y/o programa de chismes) pero las características de Aldo y modos de actuar dicen mucho, es más, creo que la segunda parte de la historia la encargaron a otros escritores o que el primer equipo se desmembró (y se llevaron parte de este a escribir ‘Destilando Amor’) o hubo abducción extraterrestre y les borraron el disco duro en el viaje (ok, esto es imposible pero valga la broma)… de otra forma no se explica el cambio tan grande en cuanto a la calidad del libreto, la decepcionante Expo-Feria, las múltimples incoherencias, Aldo juez del resto de los personajes y milagrero millonario, Aurora, y podría seguir… lo rescatable eran los fragmentos escritos al principio, en la primera adaptación pero comenzaron a perderse entre todo lo nuevo que se iba insertando para alargar la historia. Televisa le dijo a Ocampo que debía alargar la historia en cinco ocasiones, extensiones que iban bajando cada vez más de calidad. Y hasta los mismos actores lo llegaron a decir, Camil y la Vale en su momento, por ejemplo. Él se inconforma en NY con el último alargue y Angélica dice “vayámonos cuando todo esté en lo alto, cuando nos debamos de ir, no después”.

Angélica Vale hizo de su personaje no sólo una creación, sino que, al poder representar cabalmente entre risas y optimismo ese dolor constante con el que Lety enfrenta la vida por su fealdad y por el no reconocimiento de sus verdaderas capacidades, se ganó al público. Si bien el tono en general de la historia era fársico, tenía momentos en verdad entrañables y nos llevaba de la risa a la lágrima con sus aventuras y con su manera tan peculiar de ver y enfrentar el mundo.
Como la apuesta de la producción era que esta heroína encontrara al verdadero amor en Domenzaín ya que Fernando no la merecía después de los daños causados, todo lo que fue sucediendo a partir de Acapulco apuntaba a hacer ver a Aldo como un tipo maravilloso y a darle más espacio en la trama. Independientemente de que forzaron al personaje más allá de sus propios límites (que eran bastante cortos, por cierto) sucedió algo que la producción jamás esperó: Jaime Camil hizo de su “Don Fernando” un personaje entrañable, creíble y, lo más importante, AMADO por el público. Hasta este momento Camil no había hecho nada fuera de serie en la TV. Ahora tiene miles y miles de fans, películas y teatro en puerta, todos están pendientes de cada movimiento suyo pero, hasta antes de LFMB, tenía experiencia en televisión aunque sin ser alguien extremadamente notable. Además de que él y la Vale resultaron magníficos en pantalla, como pareja proyectaban empatía y hasta amor. No en balde tanta tinta y palabras derramadas sobre un romance que ambos negaron en su momento siguen negando hasta la fecha.
Creo que RO pensó en Camil porque sabían que haría un trabajo decoroso y ya, que el verdadero galán de Leticia Padilla lo estaban reservando para la segunda parte. Sólo se de dos actores que estaban para el papel de Aldo: Juan Soler y Ernesto Laguardia. Estos dos nombres son muy pero muy importantes en el ámbito telenovelero mexicano, dos actores con una súper trayectoria de protagónicos y, en teoría, Jaime Camil no era mas que un incipiente protagónico comparado con ellos.
Dije en teoría porque ya en acción, Camil demostró que es más actor que muchos y que no le pide nada a nadie. También tuvo en sus manos un personaje muy bien construido, sólido y entrañable al que supo exprimir al máximo. Se ganó el título de protagonista y por eso el público desde hace un rato ya reclama a gritos que Don Fernando sea opacado (en el libreto) por Domenzaín y por eso vimos a Leticia irse a los brazos de su segunda opción, tomó la decisión de probar con él porque ya estaba planeado por el equipo de Ocampo.
En este foro leí que las miraditas de Lety y Fer y la supuesta confusión entre los dos amores era más nuestra que suya porque ella estaba enamorada de Aldo. Tenía razón, sólo que en algún momento la producción detectó que el público no estaba de acuerdo con el cambio de pareja. A pesar de que RO no tiene idea de los foros, ni de lo que se dice en ellos, ni de los FF, ni de los comentarios en la calle sobre LFMB, detectaron algo raro porque si no para qué preguntar: ¿Te gusta la pareja de Lety y Aldo? En internet al menos, la respuesta fue NO rotundo, supongo que en los demás sondeos realizados la cosa resultó en el mismo tenor.
Entonces trataron de revirar el rumbo de la historia, como ya estaba bastante incoherente la dejaron peor, si cabe. Ahora tendremos que, en un capítulo de media hora y otro de tres transmitido en domingo, la protagonista (quien toma Herbalife, usa todo un set de lentes Devlin, se hidrata con Ciel, se depila en un centro Depilité y le tiñeron el cabello con Nutrisse ¿¡se puede ser más comercial que esto?!), esa mujer a la que hemos visto por casi tres meses convencida de su amor por el Sr. Caldo (perdón pero este mote me gustó tanto), cambiará de opinión y elegirá a Fernando porque “nunca ha dejado de amarlo” y ha visto tooooodo lo que él ha sacrificado por ella o algo así. O tal vez ni cambie de opinión, pues así como Fer va a Acapulco a confirmarle a Aldo lo que Leticia ya le había dicho en el restaurante (que ella hizo todo por amor a Domenzaín pues), ahora Aldo decida “dejársela” a Fernando porque sabe que ella lo sigue queriendo. O tal vez le suceda “algo” a Aldo y él mismo les dirá a Lety y Fernando que sean felices juntos… no se pero cualquier cosa se puede esperar.

¿Porqué titulé este post GRACIAS, ROSY, GRACIAS? Porque a lo largo de esta telenovela he aprendido que mi capacidad de asombro puede rebasar los límites, porque pude presenciar las claras diferencias entre dos apuestas de discurso telenovelero: el de Gaytán y el tradicional de Televisa (los cuales no son sólo incompatibles, creo que son hasta adversarios), también porque pude presenciar el triunfo no de los protagónicos y su amor sino del rating y la comercialización pero sobre todo, GRACIAS ROSY, GRACIAS por dejarme saber que no soy inmune a todo lo que me presentan en pantalla, que soy capaz de tener una visión crítica y que no soy la única, en este foro he encontrado un universo de espectadores que se atreven a pensar y sentir por su cuenta, más allá de lo que la telenovela misma pueda darles y eso te lo debo a tí y a tu propia versión de YSBLF.

++++++++++++

Esta teoría mía es una teoría como puede haber miles pues la verdad, verdad sólo la saben los directamente involucrados. Yo escribo estas cosas para divertirme con las hipótesis, sólo eso.
Quiero aclarar que digo que Camil haya sido un galán “en vía de mientras” lo que digo es que esta historia se planteó con DOS GALANES para la protagonista y que en su momento pensaron en dejarla al final con el segundo pues creyeron que la audiencia se volcaría hacia el galán “bondadoso y generoso” de Acapulco, por eso buscaron a protagónicos de mucho nombre. Además, creo que Camil desde hace un buen rato ya tiene lo que deseaba de Don Fernando, un personaje capaz de catapultar su carrera y de demostrar que no es un artista de plástico, que tiene talento en verdad. Por eso propuso que Don Fer muriera por allá a mediados de enero, porque él ya necesitaba irse a filmar “Alexa” (entre otros proyectos más) y bueno, mientras su personaje terminara bien, como alguien reivindicado y honesto, para él era y es suficiente. A él no le interesa particularmente la boda con Leticia… aunque la audiencia “se coma las uñas” esperando el domingo para verla.

Acabo de leer los reportes de las fans conviviendo con los actores en la grabación de la boda de Lety y Fer, todo es luz y felicidad, las escenas quedaron preciosas y hasta parece que dejarán a Seville y compañía escribir la tercera noche…

Anuncios

5 Replies to “Gracias, Rosy, gracias.”

  1. Hola 🙂
    Muchas felicidades! Me parece una idea genial. Espero que tengas muchos visitantes y en especial que disfrutes con este espacio y con este proyecto.
    Besos!
    -yop

  2. Rondando abril, mayo del año pasado tuve el tupé de dejar asentado en un foro argentino que LFMB “no era chicha ni limonada”. Y mi vaticinio, aún con el cariño extremo que le tengo a la novela, se mantuvo.

    Saben cuál es el punto crítico que desajustó todo? No permitir que Fernando Mendiola fuera un “bello bobo” full time. Cuando alguien dice “el bello bobo” sabe que se está refiriendo a Armando Mendoza o a todo caracter que mantenga su estructura: yupie, joven, vivillo, incapaz de amar, frívolo y con muy escasos escrúpulos.

    Así se presentó Fernando la mayor parte del tiempo. Pero cada tanto en el primer tramo de la novela a Fernando se le escaparon ciertos tics del que tenía guardado en el closet: el tierno. El seductivo “usted es la mujer que yo necesito” de Fernie no es escalable al calculador “usted es la mujer que yo necesito” de Armando. Mario hace bien en mofarse de su amigo: Beatriz podría tomarlo de otro modo. Omar también se burla de Fer, pero aquí no hay lugar al supuesto: el tono con el que Fernando se expresó, tomándole con suavidad del mentón, no da lugar a pensar otra cosa que no sea el nacimiento de un afecto, de un cariño.

    Cuando Fernando está por convertirse en Reina de la noche (episodio del viernes, en la rerun por Televisa), Luigi le pide a Lety “que se cuide”. A Fernando le extraña que el director demuestre aprehensión por la fea asistente. Desde cuándo tanto cuidado? Hasta suena celoso. Luigi bromea que se tiene que cuidar de que no la encierre la perrera. A Fer se le desdibuja la sonrisa y el comentario le cae de la patada. Sí, él que dijo que Letý era más fea que López, meses más tarde ya la está viendo con otros ojos.

    Igualmente cuando llama desde Los Ángeles, su tono no es exactamente el de un jefe que llama para que le reporten, sino como si él se reportase con ella… Y por supuesto, eso a Lety le da tela para soñar, flota de sólo oír su nombre en voz de su amado…

    Pero Olguín y compañía están atados al guión de YSBLF. Cuando ocurre el primer beso, Fernando es más “hijo del maíz” que su par colombiano. Armando al menos esperó a llegarse donde Marcela para lavarse la boca; por el contrario Fernando se limpió los labios con una hoja de una planta artificial que seguramente guardaba mucho más polvo en su superficie. Fernando demuestra un asco que hasta suena repulsivo. Igualmente en el cóctel de IdeaStock, donde compara a Lety con un mashmallow achicharrado ante Mantilla, quien supone que algún bombom espera al pillo de Mendiola.

    Fernando cumple con las acciones de Armando, pero con otro modo, inconscientemente lo desdibujan a Mendoza y Mendiola toma espiritu propio. El viro completo es la noche del cumpleaños de Leticia. Fernando complace a Leticia, aún con la lengua ardiendo por el picante, y acepta llevarla fuera. Huye como rata de un inminente cruce con Román (por contrario a Armando, que salió como un señor con las agallas bien puestas) y en el bar alucina sin piedad con Marcia. Sus horas como “bello bobo” mexicano están contadas. Armando estaba muy sarcástico cuando llegaron al hotel. Por el contrario, Fernando hasta le pidió disculpas a Leticia con una sinceridad que pasmaba, como si realmente hubiera sido “intención suya” terminar allí. En la recepción vuelve a su modalidad bruta (cangre, cangre), incluso cuando llega a la room checa con el botones el número de emergencias. Habla con Omar, está realmente en una emergencia. Y desde ese momento, el bello bobo nos dice adiós: Fernando se hace la gran pregunta matildiana “No voy a poder, o sí?”.

    ESE fue el gran segundo de su vida, el segundo en que dio curso a la opción. Él había estado todo el día negándose a esa posibilidad (tal como cuando la tuvo que besar), sabía que era un comisión díficil, por que ya no era sólo besar, y abrazar, y dejarse besar, y dejarse abrazar. Ahora tenía que luchar contra la voluntad. Y él estaba negado a que esa voluntad lo ayudaría. Cuando se hace esa pregunta ante el espejo, está buscando al Fernando del closet, le está entre abriendo la puerta. Él es el NO, pero su otro yo puede ser un SI. Y sabe que está atento, por que ha estado Eduardo en la ciudad, su “cuate” y encima le ha confiado al Fer del closet que hay un más allá hermoso, donde existe una belleza inconmensurable que se ve con los ojos del alma.

    Armando y Beatriz estaban en distintos lugares, se cruzaban pero siempre manteniendo distancia hasta que por supuesto Armando pone orden en la situación. Aquí Fer y Lety no estuvieron muy enfrentados, más que nada se sentaron a la par, “a la misma altura”. Inclusive, cuando Fernando se excusa, lo hace como un berrinche, lo hace desesperado, como si él ansiara realmente poder hacerlo (contrario de Armando, que está exhausto de toda la farsa, que lo dice quedándose sin fuerzas de seguir fingiendo). A Fer se le aguan los ojos, y Leticia llora, mendigando ser servida. Y Fernando usa una entonación que lo condena, el Bello Bobo está descansando, salió de escena y ese Fer del closet pronuncia “por que la amo”. Suena muy diferente al Armando que atrae a Beatriz hacia sí, por que Armando lo sentencia como una consecuencia: si ello sucede, ello prueba que la ama, o sea que “esas cosas” se hacen por amor (y de alguna manera se sentencia él, es un desgraciado que debiera hacerlo por amor, “como tiene que ser”). Lo de Fer sí suena a confesión, como si él sí fuera consciente que lo que hará es por amor a ella.

  3. Yo no le puedo encontrar nada lindo a LFMB, desde mi punto de vista destrozaron la idea de Gaitán. Yo quise ver la novela solo para compararla con Betty, y no me gustó nada, ni el giro que le dieron ni los actores, nada de nada. El humor de la versión colombiana me parece inteligente, adecuado, atinado, en cambio la mexicana me parece que cae en lo ridiculo, sus chistes me parecen inadecuados, capaz que es una cuestión de diferentes culturas y para los mexicanos eso sí les resulta humoristico. Otra cosa que me pareció horrible fue la caracterización de los personajes, Beatriz era torpe e inocente, pero no era estupida y ni que hablar Armando Mendoza el trabajo de JEA es increible y la que hace de Marcela, los actores mexicanos no estuvieron a la altura.

    1. LFMB estaba en tono de farsa. Así es como hay que situarla y por ende, desde ahí partir para reconocer sus aciertos y sus múltiples errores. Desde mi punto de vista, no todo es tan desastroso pero tu opinión es tan válida como todas las demás.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s