Los MENDOZA/MENDIOLA y asociados.

Hay familias que en aras de preservar su hegemonía son olvidan a sus miembros, su individualidad, sus sentimientos, sus debilidades como humanos que son…
Hay familias que llevan a sus integrantes a un nivel de competitividad extremo…
Hay familias que no saben perdonar…

Así son los dueños de Ecomoda/Conceptos. Gaitán planteó a un grupo familiar donde cada uno de los miembros juega un rol más empresarial que afectivo, como si la compañía se hubiera metido en las venas de cada uno de los integrantes y cada cual tiene, desde pequeño, una expectativa de futuro dentro del negocio. Están destinados a preservar su prestigio, su éxito, su liderazgo y por ello cada uno de los Mendoza/Mendiola-Valencia/Villarroel tiene ya su vida trazada de antemano. Para quienes juegan un rol que les satisface o con el que se sienten a gusto esta dinámica es maravillosa pero para los que se ven orillados a seguir el esquema, es fatal. Si estas familias no hubieran antepuesto su negocio al respeto a cada uno de sus integrantes, a su personalidad particular y libre albedrío tal vez no tendríamos telenovela pues cada cual habría tenido la oportunidad de trazarse un destino a propio modo y no tendríamos material para construir la “olla de presión” que resulta Ecomoda/Conceptos.

Padre sólo hay uno.
Quisiera comenzar por el patriarca. Roberto/Humberto se comporta siempre como el jefe de una empresa, siempre en espera de buenos resultados y ganancias satisfactorias. Cuando entrega su puesto al hijo lo hace con la nostalgia de dejar lo que ha sido “su casa” por 35 años, pero es una casa donde todo es guerra, la pintura que se encontraba en la oficina de Humberto cuando le toman la fotografía con Teresita para el reportaje de “Caras” lo dice todo. La escena es de una rendición, el triunfador recibe las armas del contrincante y Humberto ha vivido siendo ese guerrero que derrota, que avasalla y que siempre consigue lo que se propone. Ha fundado una gran empresa y, a la hora de “pasar la estafeta”, exige un rumbo similar, que Ecomoda/Conceptos siga siendo líder en su ramo.
Para nombrar a su sucesor propone una batalla más entre los dos candidatos. Este hombre no conoce otra manera de lograr los objetivos, pues luego de la lucha (ingenuamente piensa él) el vencedor sería el mejor, el que merece el triunfo. Nada más errado, quien gana no siempre es el adecuado y para muestra un botón: la propuesta de Daniel/Ariel era más consistente financieramente para dirigir la empresa, sin embargo, Armando/Fernando consigue más votos y gana, pero su victoria es parcial pues al no estar cabalmente preparado para manejar el negocio familiar llega al punto de casi perderlo.
Por su parte, las mujeres de la empresa han estado siempre en segundo plano, cada una, desde donde ha podido ayuda en el negocio, aunque en una generación han dejado de ser sólo las esposas de los dueños y pasaron a ser parte activa de la empresa, Marcela/Marcia ya forma parte de la médula de Ecomoda/Conceptos aunque haya introyectado que, para dirigir, hace falta un hombre. ¿Cómo hubieran sido las cosas si ellas hubieran tomado las riendas de la empresa? Tal vez todo habría funcionado mejor, pero tampoco tendríamos material para nuestra telenovela. (Caso aparte es el de Ana Leticia, siempre perdida en su propio universo. De primera vista parece una mujer extremadamente tonta y superficial pero ¿qué tal si su total desinterés por la empresa fuera la única forma de evitar que la familia decidiera por ella el rumbo de su vida?)

Las dos caras de la moneda del desamor.
Un grupo familiar cohesionado por meros intereses financieros es todo menos un lugar de amor entre sus miembros, de refugio ante los embates de la vida y de consuelo frente a las adversidades. Es la puerta del infierno. Daniel/Ariel parece haber entendido bien el juego, todo se mide con la vara de las utilidades, de lo rentable que puede ser un miembro de los Valencia/Villarroel y él ha seguido fielmente el ejemplo de los patriarcas, es un ejecutivo avasallador y capaz de cualquier cosa con tal de conseguir el éxito. Es un tipo sumamente frío y calculador, se ha cortado el corazón pues para nada le sirve en la vida tal y como la ha conocido a través de su familia. La única entraña que le queda la utiliza para enfrentarse a su eterno rival: Armando/Fernando. Ambos han crecido entre competencias para tratar de demostrarle al padre (y a todos) quién es el mejor. Porque el vencedor se lo lleva todo y con el que pierde no hay piedad. O eso es lo que han aprendido. Por eso Armando/Fernando le restriega su triunfo en Ecomoda/Conceptos al rival vencido cada vez que tiene oportunidad, es su momento de gloria, de felicidad y de plenitud, aparentemente…
Esta dupla de rivales fuertes en apariencia no es más que la eterna ostentación del vacío en el cual crecieron y viven cada día. Son las dos caras de la misma moneda. Ambos, a pesar del coche de lujo, del trabajo en un edificio inteligente, de las grandes decisiones a tomar a cada momento, internamente están perdidos. Daniel/Ariel incapaz de relacionarse con nadie como no sea en términos de superior-inferior (y el “de arriba” siempre es él) y Armando/Fernando siempre anteponiendo a sí mismo el dar gusto a los demás.
De entrada, Armando/Fernando es igual a Daniel/Ariel, estudió para prepararse y hacer carrera dentro de la empresa del papá y su momento cumbre parece haber llegado: de ser la mano derecha del presidente, tomará las riendas del negocio y se casará con su novia y socia para beneplácito de sus padres y buenos augurios para Ecomoda/Conceptos. Sin embargo, este personaje tiene una lucha interna y propia, se sabe inmerso en el desamor y tiene la esperanza de que su corazón aún puede vivir, de que el amor sí existe a pesar de que él no lo haya encontrado todavía. Este dilema interno hace que el protagonista de este melodrama tenga una doble vida: ¿hay algo más contundente que estos juegos entre dos secretarias, dos mujeres, dos formas de llevar la empresa? La cara externa es la que busca complacer a su familia, amigos y mundo en el que ha crecido; la cara oculta contiene todo lo que ha tratado de acallar dentro de sí y es terrible pero a la vez autocrítica y reveladora, no sólo para el espectador sino para él mismo. Esa cara oculta es la que reflexiona sobre su realidad, la que se burla de sus desgracias y la que encuentra el amor, el verdadero, ni más ni menos.
¿Qué podía saber Armando/Fernando de amor si la relación entre Armando/Fernando y sus padres es tan fría? Casi no hay contacto físico entre ellos, apenas algunos abrazos y apretones de manos entre padre e hijo y algunos besos para la madre y cuando la debacle financiera sale a la luz, no puedo olvidar dos detalles (menciono los de LFMB porque son los que tengo frescos en la memoria): Fernando, a solas con su padre, busca un poco de calor y de comprensión, pero Hubmerto le retira bruscamente la mano (y la palabra) por haberlo defraudado como lo hizo. Más adelante, cuando Teresita le pregunta a Fer sobre su relación con Lety, él tiene ganas de llorar en su regazo porque la ha perdido pero mira a los ojos a su madre, desvía su mirada y se contiene. Sabe imposible refugiarse en sus padres, Fernando está completamente solo y una persona en esas condiciones, sin sostén alguno, se pierde fácilmente, nos sabemos de memoria lo que le sucedió hasta llegar a casi morir a golpes en un bar.

Lo terrible de una desgracia como la de Armando/Fernando es que sus seres más allegados son incapaces de comprender que la debacle empresarial es responsabilidad de todos, no sólo de él. Acusar, condenar y segregar es fácil pero reconocer la parte que cada uno jugó para colocar las cosas hasta el punto a donde llegaron no lo es. Desde donde yo lo veo, Gaitán propone que si estas dos familias hubieran construido relaciones de ayuda y solidaridad otra cosa hubiera sucedido porque Armando/Fernando habría sabido que si estaba en problemas podía recurrir a los suyos y no ocultarles la verdad y mucho menos llegar al extremo de casi perder la empresa sin enterar al resto de los propietarios. Él defraudó a todos pero ¿qué tanto ellos mismos provocaron ese fraude? ¿le habrían dado una oportunidad de replantear su propuesta de manera más sensata si él hubiera reconocido a tiempo sus errores iniciales? Marcela/Marcia se llenó la boca en innumerables ocasiones sosteniendo apoyo incondicional además de enamoramiento indestructible pero ¿qué sucede cuando se desvela ese “Armando/Fernando oculto”? Llama porquería el haberle entregado la empresa a Leticia, cancela la boda y lo somete a un juicio privado a raíz de enterarse de que “la Fea” era su amante…

Una familia un tanto cuanto distinta.
Alguno podrá decir que los poderosos lo son porque no admiten errores y porque siempre ganan… pero no es así y de nuevo Gaitán nos proporciona la respuesta: Betty/Lety y su familia. Con este núcleo familiar las cosas tampoco son “miel sobre hojuelas” antes bien, la figura paterna es demasiado fuerte y también ha impuesto sus reglas en esa casa (Roberto/Humberto y Hermes/Erasmo se parecen mucho). La visión de Hermes/Erasmo es la de una vida hecha con tesón, con honradez y con la decencia más extrema porque, ellos no tienen dinero, pero son íntegros y esa es su riqueza. Esto suena muy bien de entrada pero si fuera tan maravilloso Betty/Lety no sería una mujer a la cual le es muy complicado relacionarse con los demás y que, a pesar de su inteligencia, le resulta muy complicado ganarse la vida. No es sólo cuestión de fealdad, es también asunto de las limitaciones en cuanto a experiencias de vida. El padre en aras de proteger, resguardar y salvaguardar a “su niña” le ha negado la oportunidad de crecer, de vivir y ser lo suficientemente fuerte para soportar los embates que sufrirá cuando llegue a Ecomoda/Conceptos.
Tanto Betty/Lety como Armando/Fernando han vivido dentro de familias que los presionan en demasía para cumplir las expectativas y ambos tienen una vida interna-oculta donde se han refugiado para liberase de los requerimientos de sus seres más allegados, requerimientos que los anulan en muchos sentidos, sin embargo Betty/Lety tiene de dónde sostenerse para no caer del todo. En primer lugar está su mamá. Madre e hija han encontrado modos de apoyarse mutuamente, de acompañarse, de dejarse ser y de involucrar al padre en una dinámica donde el cariño si existe. Y ese padre puede ser todo lo “cerrado” de mente que se quiera pero también puede comprender, perdonar y hasta confiar de nuevo. Cuando sale a la luz el embargo, Betty/Lety sí encuentra sostén en sus padres y en su hermano postizo (Nicolás/Tomás) y el apoyo es absoluto, con su presencia y con su trabajo demuestran que están y estarán con ella y que, si ella asegura haber aprendido la lección, confiarán en que no volverá a caer.
La sola confianza hace la diferencia. El respaldo proporciona aún más seguridad y agallas. En la original Betty nunca necesitó de un salvador de palabras bonitas sobre la libertad y la confianza en ella misma, ella aprendió a mirarse de nuevo, a arriesgarse a salir adelante entre gente completamente ajena y a tomar valor para volver y resolver definitivamente el desastre que envolvía a Ecomoda. Al regresar de Cartagena encontró a una familia cimbrada hasta el tuétano pero dispuesta a apoyarla en lo necesario para salir adelante. Atreverse a tomar las riendas de su vida no era cuestión de “sentir bonito”, era un asunto de saldar cuentas con la propia existencia y de tener el valor de hacer las cosas a su modo. Beatriz Pinzón Solano triunfa, se convierte en una mujer de negocios exitosa, propone rutas nuevas, está dispuesta a sacar todo su talento, todo su tesón y toda su honradez para revertir la historia… mira hacia adentro y toma todo aquello que su familia le inculcó para salir avante, y lo logra, junto con el apoyo de “los suyos” pues sin él jamás habría llegado a la meta, su meta.

El sueño de liderazgo Roberto Mendoza era posible pero tenía que llegar Beatriz para hacerlo realidad, los “poderosos” no pueden solos, necesitan de la gente de trabajo para cumplir sus objetivos… o eso es lo que parece decirnos Gaitán, ¿qué opinan?

Anuncios

6 Replies to “Los MENDOZA/MENDIOLA y asociados.”

  1. muy bien … los mediola son muy parecidos a los moltavo jejejej
    y la familia de betty letty es muy parecida a la relacion de gaviota/paloma y su mami

    La betty orginial fue una cab…. una mujer de verdad
    en cambio letty se porto como una pen…
    se dejo maipular por san aldo para como tu dijes sentir “bonito”

    Gracias como siempre y te adelanto un chisme
    letty se encontra co betty en el programa ugly betty muy pronto segun la revista people en espanol ya postearon la nota en el foro

  2. Acertadísimo análisis. También me sumo al comentario más coloquial de Tania. Beatriz fue toda una mujer, que fue adquiriendo experiencia y supo nutrirse de quienes se integraban a su vida: el hombre (Armando), la amiga (Catalina), una visión más liberal (Michel). Ella supo aprender de ellos, tanto de aciertos como de errores.

    Por el contrario, cuando Leticia regresa de Acapulco no llega a hacer “lo contrario de Fernando”, sino a humillarlo, a mancillarlo. ¿No se suponía que ya se había vengado de él dándole los bien conocidos “celos financieros”? El problema fue descontinuar el hilo de YSBLF y luego querer retomarlo; el bello bobo Armando no coincidía con el tierno Fernando. No por que Armando no demostrase amor por su Betty, todo lo contrario, sino por que Fernando supo sacarlo pa’ afuera más pronto. Mario no supo de los sentimientos de Armando hasta el día de la funesta junta; por el contrario Omar ya se la olía y en cierta oportunidad Fernando estaba tan exultante que se lo confesó entre líneas (“estábamos… tan enamorados” le revela por teléfono la noche en que Pilar Zacarías arruinó el plan). Esa Leticia vengativa, que lo hace menos en todo momento comenzando con el “Señor Fernando”, que le da mérito por su valor en el primer comité a Aldo (cuando en realidad fue Fernando quien defendió su posición en todo momento, además de tocarle nueve veces el brazo jejeje), que no usa a Fernando en su favor como conocedor del medio sino que lo envia lejos y luego cuando Carla llega lo culpa del desbarajuste de la empresa (desbarajuste que si ella no hubiera rearmado el plan de cuentas jamás hubiera ocurrido por que Ariel hubiera desbancado a Fernando de su sillón a menos de una semana de asumido).

    Ni qué decir cuando ella se presume “comprendió que Fer la ama de verdad”. La venganza, la revancha es aún mayor. Simplemente le arranca el corazón y lo pisotea una y otra vez delante de los ojos de Fernando, algunos ratos con el tacón cuadrado de Lety, otras veces con el stiletto de Aurora. Una mujer que no entiende que en el amor hay sinsabores tanto como mieles no ha aprendido a amar. O sino, se lo han tergiversado, tal hizo Aldo con Leticia. Por que mientras ella mantuvo su relación clandestina con Fer tenía muy claro que, como dijo Matilde Peñalver, “los malos momentos no se comparan con los buenos ratos”.

  3. Y te comento que sobre el asunto de que “todos” tuvieron que ver, activa o pasivamente, en el desbarajuste de Conceptos; en mi FF voy a tratar el tema… Y poner algunas cositas en orden.

    Saludos, Lu

  4. no todo se fue al piso no hizo relecionar a muchas y muchos a persar de todo

    el rey de la fea fue fernie quien sabe cuando nos llegue otro personaje asi

    apesar de ser un galan de telenovela fue un galan muy lindo que nos demostro que los hombres tambien lloran ( y se visten de reinas gay ja-ja 🙂 y que no por eso dejan de ser muy machos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s