De Iván Vallejo a Fernando Mendiola y el genio creativo de GAITÁN.

Aunque Fernando Gaitán tarda años en concretar sus historias en la TV, aquí en México se adaptaron al hilo dos de ellas: La Fea más Bella y Destilando amor, son las versiones mexicanas de Betty, la fea y Café con aroma de mujer… El libretista colombiano (quien es en parte responsable de que estemos hoy reunidos en este foro) escribe sus historias primero en una especie de novela corta de entre 80 y 100 pags. donde construye la trama pero también a sus personajes. Tiene siempre varias historias en el tintero y las somete a consideración de la televisora que las producirá. Una vez aprobado el proyecto de melodrama hará los guiones correspondientes, siempre con un ojo en la audiencia y sus respuestas, por eso termina escribiendo pegado al aire, es salvaje este ritmo y si la cosa pega se llegan a “acalambrar los dedos” de nervio como dice él, pero así es como trabaja. Esto lo se por varias entrevistas que he leído y que he llegado a ver en TV.

Don Iván Vallejo
A raíz de una conversación en el foro lafeamasbellaonline.tk me puse a pensar en Iván Vallejo. El villano de Café… Y en el proceso creativo de Gaitán luego de leer asiduamente los periódicos. Siguió el caso de un empresario que defraudó a su familia y se fue a la cárcel en medio de un gran escándalo luego de saberse cómo fueron sus maniobras. Ese mismo empresario se puso la soga al cuello de una manera terrible, fue como si quisiera con todas sus fuerzas hundirse y lo logró. Gaitán siguió el caso en la prensa y luego lo puso como el principal villano de su Café… Lo hizo interesado, amoral y sumamente ambicioso. Esos eran sus motores, no era capaz de enamorarse más que del dinero y del poder que otorgaba (o eso creía él).
Iván ansiaba con todas sus fuerzas ser el nuevo líder de la familia Vallejo a costa de lo que fuera. No odiaba a sus parientes, ni tenía ninguna rencilla particular con Sebastián su primo al que termina mandando a la cárcel, simplemente buscaba la oportunidad, la tomaba, le sacaba todo el jugo posible y buscaba desafanarse de las consecuencias. El riesgo era su alimento y lo que le proporcionaba adrenalina a sus juegos financieros, juegos que hacía para desafiar a su padre, con él sí tenía un conflicto, lo consideraba timorato, siempre a la sombra del apellido abuelo… y siempre lejos de él porque al patriarca de los Vallejo siempre le pudo más la tierra y la hacienda (y siempre tuvo debilidad por Sebastián, a quien consideraba su heredero natural).
Iván usaba a las mujeres, de hecho para eso creía que estaban en el mundo, para servirse de ellas. A Lucía su mujer, la hace su esposa porque tenían mucho de ser novios, era una mujer de buena familia, su boda era un acontecimiento que todos esperaban y se supone que ella el daría un hijo pronto. Para eso se casaron, por lo demás no le interesaba nada de ella. Tenía amantes porque se supone que todo gran hombre las tiene y algún placer obtenía de eso pero sin involucrarse con ninguna de ellas. Por la Gaviota sentía simpatía, ella le cayó bien por “brava” desde que lo enfrentó para “pedirle” trabajo en la compañía. Se dio cuenta de que era bonita pero también lista, leal y esas características le servían a la perfección para poder sacar adelante sus proyectos y “embellecer” su oficina, de paso. (Eso es hasta misógino pero qué puedes esperar de un tipo que tiene una madre sin corazón, totalmente utilitarista.)
Según lo veo, Gaviota, al convertirse en su mano derecha, le servía de atractivo para los hombres de negocios con los que trataba. Él no tenía el abolengo del abuelo, ni el carisma o la pasión por la tierra de Sebastián pero se había convertido en el “Benjamín” de los empresarios cafetaleros y contaba en su equipo de trabajo con una mujer brillante y guapa a la que podía presumir por bella pero que también dejaba boquiabiertos a todos con su inteligencia. Pero de eso a quererla o tenerle afecto… para nada. Cuando intenta besarla lo hace porque esa era su costumbre, porque eso hacía con tooooodas sus secres y al rechazarlo, Iván deduce que ella tiene a alguien, alguien a quien ama de verdad. Por eso, termina pidiéndole que no renuncie pues la necesita en el trabajo, ese es el gran amor de la vida de Iván, los negocios. El corazón de ella no le interesa (hasta que se entera de que ella es el amor oculto de Sebastián y entonces, se lo destrozará para separarlos).

De Iván a Aarón: las diferentes versiones del mismo personaje.
Aquí hay varios cambios que los escritores de Destilando amor le hicieron a Aarón Montalvo y no todos me gustan, de hecho, hay algunos que me parecen hasta insulsos. Vi una escena donde Rodrigo le pega un golpe porque Aarón se burlaba de su impotencia (no era la primera vez y hasta hubo otras peleas más aparatosas que esa), luego de esa escena Aarón dice, “esta me la vas a pagar”. Quiere decir que para los escritores tiene que haber un motivo para desear venganza y entonces justificar la trampa que le tenderá a Rodrigo. Es decir que para ellos Aarón no puede ser simplemente un tipo ventajista y amoral, tiene que cargar con el deseo de cobrarse alguna cuenta por pequeña que resulte, sólo así parecen concebir que planee y ejecute semejante traición al primo. O tal vez crean que el público no puede entender que “de la nada” este personaje haga lo que va a hacer con alguien de su propia familia.
Si parece interesarse en Gaviota, creo que es más porque en Televisa el estilo es que todos los galanes terminen enamorados de la protagonista o lo estén en algún momento de sus vidas de telenovela. Iván tiene muy claro que con ella no puede intentar nada luego de haber tratado de besarla y la deja en paz. Ella misma le dice que elija, si quiere asistente o amante y él opta por la asistente, es a quien verdaderamente necesita. Amantes hay miles por ahí.
Algo que noté es que Aarón y Rodrigo se llevan muy bien, hasta con camaradería. Eso sí me gusta porque exhibe la perversidad exacerbada de Aarón. Aquí se ve hasta cuate del primo, lo busca para conversar, lo trata bien, le hace sentir calidez y cuando se sepa lo que hay debajo de la máscara… va a ser fenomenal el cambio de actitud de este malvado, eso sí quiero verlo. Por contra, Iván siempre fue distante con Sebastián y se notaba siempre su antipatía contra su primo por ser el preferido del abuelo. Aquí parece que nada pasa y sin embargo… Aarón es todo un lobo con piel de oveja.

Iván Vallejo y Armando Mendoza: ¿las dos caras de una misma moneda?
Bien, Taniatanfa y yo hablábamos de las similitudes entre Iván Vallejo y Armando Mendoza. A Gaitán le gusta entretejer sus historias de amor con los negocios finalmente es el dinero el que mueve a las sociedades hoy en día y las mueve sin tener consideraciones para lo que sucede en los corazones de los involucrados en asuntos empresariales. Además le sabe a lo financiero por lo que en ese aspecto, sus historias son intrincadas y sorpresivas pero convincentes.
El dinero puede pervertir de una manera colosal y en el caso de ambos personajes su ambición desmedida de dinero-poder los sumirá en un infierno labrado a pulso. Creo que el que se parezcan de entrada tiene que ver con su esencia inescrupulosa y amoral pero hay una diferencia sustancial: mientras que Iván es el gran villano de Café…, Armando es el protagónico de Betty… y creo que para el segundo caso, quiso experimentar con el rol principal masculino no por el lado de la fealdad física sino por el de la mezquindad interior. Gaitán sabía que su telenovela era todo un cuestionamiento al canon telenovelero y por eso hace del galán “un ‘niño play’ que se tantos que ‘se tiran’ las empresas familiares en un abrir y cerrar de ojos” (estas fueron más o menos sus palabras). Gaitán quiso saber si cabía la posibilidad de la reivindicación vía el amor para un personaje así, que se equivoca de todo a todo y que, en cualquier otra telenovela, sería el villano de villanos. En Colombia las opiniones quedaron divididas pues mucho del público y de los medios pedían que Armando jamás recuperara a Betty. En México… ya sabemos lo que sucedió con un personaje semejante.
Otra teoría es que su parecido provenga del modo-estilo que tiene Gaitán para construir sus historias y sus personajes. Todos tenemos patrones de pensamiento, de razonamiento y de comportamiento, y este libretista tiene sus recurrencias. En las tres telenovelas que ha hecho tiene un rol masculino ambicioso e inescrupuloso, perverso y manipulador; también en las tres plantea una gran diferencia social entre la pareja protagónica (aunque en el caso de Hasta que la plata nos separe la bien avenida es ella); también propone que el amor cambia vidas pues los que se aman se transforman radicalmente en el transcurso de la historia y por último, siempre plantea una voltereta que deja las cosas al revés de como comenzaron.

Anuncios

3 Replies to “De Iván Vallejo a Fernando Mendiola y el genio creativo de GAITÁN.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s