FERNANDO Y ALDO FRENTE A FRENTE: I Y II.

En LFMB hay dos personajes que se desplazan frente a frente: Fernando y Aldo, se mueven hacia Leticia pero con acordes y matices diferentes. Nada está quieto, todo se mueve y la relación entre estos dos hombres cambia constantemente. Sus encuentros son la constatación de esto úlitmo… Aquí unas escenas para recordar,  aquí un resumen desde mi muy particular enfoque sobre la relación de los pretendientes de LFMB. Va en varias partes porque es largo (qué raro dirá quien ya me haya leído antes)… ojalá lo encuentren interesante…

I. GUSTO EN CONOCERTE, LOCO.
El fracaso, la ira, la desesperación, pero sobretodo el vacío del desamor aconsejan a un hombre beber incontrolablemente y conducir frenéticamente. ¿A dónde se dirige? No importa, tan es así que luego de poco más tres horas se sale de la autopista y avanza por la costa, paralelamente al mar. Nada parece poder detenerlo pero encuentra una lancha a media playa y debe frenar de emergencia. Se suspende la carrera frenética. Para y toma un poco más de alcohol. Mira esa lancha que lo ha detenido y se mira a sí mismo. Había comenzado a reclamarle a la lancha el estar ahí y se da cuenta de que el único fuera de lugar es él.
A lo lejos otro hombre sale de entre las olas. Nadaba pero suspende la actividad para mirar la escena. Se divierte con el cuadro, estuvieron a punto de averiarle la lancha (porque es suya) pero eso de ver a un cuate con su convertible a media playa, un tipo que además parece hablar solo le resulta sumamente divertido. El primer hombre ni se percata del otro, pero el segundo llama al primero “loco”.
Este encuentro es más para el público que para los personajes. No hay necesidad de que se hablen, los dos convergen en un mismo punto sin planearlo y, a partir de ahí, serán inseparables el resto de la historia.
El encuentro Fernando-Aldo no es sólo de forma, también tiene cosas interesantes de fondo. Fernando estaba incontrolable, llevaba mucho tiempo así en lo profesional y en lo personal, se fue llenando de equívocos en una avalancha en apariencia imparable. Este alto obligado por la lancha puede ser visto como la constatación y la premonición de otros altos: profesionalmente está acabado (cuando menos hasta ese momento); esa será la última borrachera de su vida, a partir de ahí verá la necesidad de detenerse y rectificar; y dejará de ser para Leticia la luz de su vida.
Aldo, por su parte, comienza como espectador de la vida de Leticia y de Fernando. Está en la lejanía, mirando y hasta divirtiéndose un poco con todo aquello. De momento tiene el papel de consejero, de apoyo para Leticia… pero no por eso es ajeno del todo. Con su sola presencia ya está interviniendo y cambiando el rumbo de la historia.

II. BIENVENIDO A MEXICO D.F., DOMENZAIN.
Aldo se ha despedido de Leticia a las puertas de Conceptos. La mira alejarse corriendo y se acuerda que no le pidió su teléfono, como está concentrado en eso no ve para dónde camina ni por dónde. Un claxon lo detiene. Estaba en pleno arroyo y ese vehículo necesitaba entrar al estacionamiento de la empresa.
Aldo se asusta y voltea, debe hacerse a un lado pues ahora es él quien está fuera de lugar. El conductor le dice que los señores no deben andar por ahí, que ese camino es para los autos y tiene razón. El coche en cuestión es el de Fernando quien encuentra divertido el asunto y por eso se dirige al desconocido en tono jocoso. Se saludan y él entra sin mayores contratiempos a la empresa. Solo puede pensar en que verá a Lety de nuevo.
Aldo recuerda haber visto antes ese auto y se divierte al ver que “el loco de Acapulco” trabaja donde Leticia. Hasta esta parte de la historia Domenzaín ha mostrado mayormente lucidez y templanza. Esa lucidez es la que le permite reconocer en parte a Fernando pero también le permite encontrar una manera de entrar a la empresa independientemente de su relación con Leticia. El vehículo será Luigi y con su presencia ahí frenará nuevamente a Fernando pues le impedirá contundentemente acercarse a Lety. De nuevo forma es fondo.

(continuará)

Anuncios

2 Replies to “FERNANDO Y ALDO FRENTE A FRENTE: I Y II.”

  1. Muy bien lupe como siempre.

    Como diria tintan ese fernie es todo una vato loco pero un vato bueno un vato divertidio honesto. Es un loco bueno porque hizo dano pero rectifica.

    De aldo ni hablar el se merece muchos boooooooo

  2. Voy a ser muy sincera al decir que tu pagina esta genial, pero también al decir que como escritora eres muy buena critica de telenovelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s