FERNANDO Y ALDO FRENTE A FRENTE. Partes V y VI.

V. LA DANZA DE LOS RIVALES
Como todo es movimiento constante la relación entre Fernando y Aldo también se transforma. Aldo comienza a dar signos de que su templanza es, si no falsa, muy débil. Una vez en Conceptos, Leticia lo vuelve su respaldo y confidente además de indispensable en el trabajo del proyecto de Turismo Gastronómico. Esto a él no parece bastarle y decide intempestivamente confesarle su amor a la Lic. Padilla Solís porque no puede esperar a que llegue la oportunidad. Sí, al tipo respetuoso de los vaivenes de la vida se le termina la paciencia. Saca de la oficina a Lety y la lleva a uno de los jardines para decirle que la ama y que luchará por ella.
Al mismo tiempo, Marcia, celosa e incapaz de recuperar a Fernando, le confiesa que Aldo ama a Leticia. Ella trata de castigar a Fer por su desamor desesperándolo aún más al saber que él se irá a NY y dejará a Lety, a “su Lety” sola con Aldo. Fernando vive ya al borde de la locura, en ese tiempo le cuesta mucho trabajo conservar la calma. Está desesperado de amar locamente a Leticia y no poder acercarsele, de ver cómo Aldo está a su lado y de sospechar la existencia de un nuevo pretendiente. Con la confesión de Marcia saca sus propias conclusiones y se sale de sus casillas también. Corre a enfrentar la situación y tiene que ir a perseguir a Lety y a Aldo hasta el jardín donde él le acaba de confesar su amor.
Al aparecer Fernando en escena Leticia se vuelve espectadora de lo que sucede. La acción se desarrolla entre los dos, ahora sí francamente, rivales en el amor. Fernando llama a Aldo tramposo y mentiroso, además de ventajista, él se irá de viaje mientras que el chef se quedará “a sus anchas” con Leticia. Aldo expone su versión de las cosas, el llegó con trabajo a Conceptos y el viaje a NY fue idea del mismo Fernando (por más que haya sonreído cuando lo escuchó decir: “yo quiero hacer ese viaje”). Se hacen de palabras hasta que Aldo tira un golpe. No importa que luego se diga avergonzado de sí mismo, él cambia las palabras por puños y eso no es cualquier cosa.
Se supone que Fernando es el mezquino, el calculador y resulta completamente sorprendido por el primer puñetazo, ni por asomo se lo espera; inclusive, cualquiera podría pensar que el primero en golpear sería él. Se supone también que Aldo es todo templanza y bondad pero reacciona agresivo y hasta perverso. ¿Porqué perverso? Porque él inició la escaramuza para que la viera Leticia, por eso, cuando se percata de su ausencia, le pide a Fernando parar, ya no hay razón de seguir con la pantomima, su pantomima. Aldo utiliza al descontrolado Fer para decirle a Leticia que lo de luchar por ella es en serio… ¿eso es o no perversidad?
Al quedarse solos intercambian algunas palabras más. Son dos hombres muy distintos y, además, enfrentados por una mujer. Aldo, “el perceptivo”, le adivina el alma a Fernando, “¿estás enamorado de Leticia, verdad?” y Fernando sin admitirlo abiertamente exhibe su manera sospechosa de mirar al mundo, “¿para qué quieres saberlo? Seguramente para usarlo en mi contra…” Aquí Aldo hace gala de su perceptividad y sigue describiendo el interior de Fernando, sus motivos egoístas y la tragedia que él mismo se labró. Le augura un fracaso rotundo, pues él mismo es su peor enemigo y jamás podrá convencer a Lety de su amor. Fernando sólo atina a decir con voz quebrada que Aldo no tiene razón y que no se quedará de brazos cruzados.
En las palabras Aldo parece ganar pero en los golpes y en la pelea como tal, ambos quedan parejos. Tal vez porque la correlación de fuerzas es más equitativa de lo que parece y ambos tienen igual oportunidad en el corazón de Leticia.

VI. UN NUEVO FERNANDO.
Llegamos a la Expo-feria Gastronómica. Aldo acaba de presentar su libro. Fernando salvó esa presentación al rescatar los ejemplares de ser entregados en una dirección falsa y llegar justo a tiempo con los ellos. Lamentablemente, todos piensan que él en lugar de rescatar el evento quiso sabotearlo. Es difícil creer la existencia de buenas intenciones y acciones nobles en él. El desprestigio lo persigue.
Aldo le reclama por haber intentado sabotearlo, Fernando explica cómo fueron las cosas y le aclara que si salvó la situación fue por Lety, porque ella no merece un fracaso. Aldo no cree y lo recalca pero al llegar los repartidores de la editorial corroboran cada palabra de Fernando y Domenzaín debe intervenir para evitar que sea llevado por la policía dado que, en realidad, Fer le hizo un favor.
Fernando ya no se amilana frente a Aldo y hasta se da el lujo de dejarlo con la duda sobre quién quiso echarle a perder su numerito. Comienza a divertirse a costa de su rival y eso no es poca cosa. Aldo se desprende de su personalidad templada y durante todas estas escenas aparece grosero, gritón, bastante nerviosito, pero aun hay más, comenzará a temer a su rival.
Cuando Fernando le dice a Leticia que ella se merece más que nadie inaugurar el evento lo hace con palabras justas y amables. Aldo escucha todo sin ser visto, sí, el hombre otrora franco y sin recovecos se agazapa. Al final de las palabras de Fer, el chef cierra los ojos mientras se lleva las manos a la cara, está claramente preocupado. ¿Porque? Porque lo imposible parece suceder, Fernando le está dando la vuelta a su vida. Ya no es aquel egoísta y materialista de antes, ha aprendido a escuchar al corazón y a decir lo que piensa y siente. El rival perfecto se le está yendo, es fácil tomar el papel de redentor de una mujer cuando el otro pretendiente es un maldito sin entrañas ni piedad, pero si este último aprende de sus errores y se transforma… entonces sí que hay de qué preocuparse. Pero Aldo no mira sino hacia afuera y no considera cambiar nada de sí mismo, no lo cree necesario… se mantiene y confía en que su constancia y la cercanía con la que Leticia le favorece le darán la victoria.
(continuará…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s