FERNANDO Y ALDO FRENTE A FRENTE. Partes IX y X.

IX. UNA PELEA DESLAVADA.
Leticia llora. Fernando le saca con tirabuzón la razón: Aldo no le dijo toda la verdad con respecto a su viaje a Vallarta pues no mencionó a Carmina y ella se siente la mujer más infeliz del planeta.
– – – – –
Fernando, enojadísimo, sale de presidencia, agarra a Aldo por el cuello y comienza a jalonearlo. Así, sin darle tiempo de nada, no tiene porqué, Domenzaín quedó advertido desde mucho antes: si hacía sufrir a Lety, la cuenta se la cobraría Fernando. Él la dejó libre sin condiciones pero con Aldo si estableció una regla: felicidad eterna para Leticia. Esto es poco menos que imposible de lograr y más cuando Aldo querido opta por omitir información importante sobre una mujer que a Leticia nunca le ha dado buena espina.
La pelea como tal es bastante más una coreografía que un duelo a golpes. De hecho, ninguno de los rivales sale lastimado, si lo vemos comparativamente con el nivel de emotividad que guarda ahora la telenovela, de nuevo forma es fondo, este duelo es bastante ‘light’. Aun con eso, yo le encontré dos momentos interesantes, los cuales tienen más que ver con Lety que con Fernando y Aldo en sí.
Primero, ella va a separarlos y los encuentra en la misma posición en la que los abandonó durante la primer pelea que tuvieron, están hincados y con las manos en el cuello del rival, la diferencia es que aquí ella no sale huyendo, de alguna manera está retomando algo que dejó pendiente tiempo atrás. Así, Leticia los separa, los regaña y les hace ver que parecen niños chiquitos y no hombres arreglando un problema. Lo segundo es que como ellos manotean y se empujan con ella en medio sin siquiera mirarla, ella se percata de eso y lo expresa. Si a ellos sólo les importa su pelea y la damisela en cuestión es sólo un pretexto para avivar la rencilla, ella también toma postura, ¿qué les dice? “Mátense, si quieren.” Así, Leticia les deja en claro que el asunto es obvio, que ella en ese momento no importa en lo más mínimo por lo cual, se va a pensar en su situación que bastante falta le hace (o no se si a ella le hará falta, pero a mi si me está quedando a deber el despertar de su letargo, aunque tal vez verla decidida y segura de sí misma es un sueño mío jajaja).
Aldo y Fer siguen manoteando un rato más, se han quedado solos para terminar el encuentro. Algo está claro, el asunto va más allá de Lety, esos dos traen una historia propia desde tiempo atrás y tienen sus propios motivos para pelear, discutir y enfrentarse, aunque no resuelvan nada con la escaramuza…

X. CADA QUIEN SU VIDA: EL FINAL
Hacia el final de LFMB Aldo y Fernando sostienen una relación tirante y muy desgastante en la cual se agreden mutuamente cada vez que están juntos. El pretexto es Lety pero esa relación es mala por rutina. Así las cosas, Fernando vuelve a irse de Conceptos y Leticia admite frente a Aldo que lo sigue amando a pesar de todo. Entonces, Aldo desaparece súbitamente y deja en libertad a Leticia, libertad para ir y recuperar al amor de su vida. Los protagonistas finalmente llegan al altar.
El último encuentro entre Aldo y Fernando es en la Catedral de Monterrey, ya no es persona a persona sino que, ahí donde Fernando y Leticia están arrodillados para unir sus vidas en matrimonio, fue colocado un retrato de un ángel con armadura y lanza que ostenta el rostro de Aldo Domenzaín.
Tanto Fernando como Leticia sonríen al ver la pintura, se sienten agradecidos con él por haberse “hecho a un lado” y dejarlos vivir ese amor que nació entre ellos hacía tanto tiempo y que no había podido concretarse en boda (si es que la boda es la unívoca y verdadera concreción del amor, me permito ponerlo en tela de duda). Este último encuentro Fernando-Aldo está en el límite de lo surrealista. Una historia cotidiana hecha con personajes que hacían todo por parecer seres humanos y termina debiendo la unión de sus protagonistas a un pseudo-ángel elevado súbitamente a los altares.

Es el último movimiento conjunto de estos dos personajes, a partir de ahí, Fernando seguirá su vida al lado de Lety y Aldo hará lo propio en Acapulco cuidando de un niño pequeño al que ha salvado de morir ahogado en el mar… tan alegre y tan distante de aquellos dos que de pronto me surgen dos preguntas: la primera: ¿en verdad valió la pena tanto desgaste si las cosas iban a terminar así? y la segunda: ¿a todos los terceros en discordia que deciden dejar el camino libre al rival les van a poner una pintura en los altares donde se casen los beneficiarios de esa acción?

Este último fragmento es seco y escueto pero, sólo puedo decir en mi defensa que hacia el final de LFMB la emotividad se diluyó, la calidad general del melodrama se fue al piso y con ello toda la inspiración para analizar se desbarata. Sólo me resta decirles, mil gracias a quienes tuvieron la constancia de seguir y hasta comentar esta larga secuencia de reflexiones sobre Fer y Aldo.

FIN.

Anuncios

4 Replies to “FERNANDO Y ALDO FRENTE A FRENTE. Partes IX y X.”

  1. queria darte las gracias por este este estudio de personajes. fue refrescante; como tomarse un vaso de agua fria en el metro de mi ciudad. gracias por el oasis.

    isma

  2. Que pena que hayan terminado tus comentarios. Los esperaba con más intensidad que la misma novela, pues me hicieron analizar tanto mi vida, que realmente es una lástima que la calidad general de la novela no nos haya permitido a tus seguidores continuar con tus entradas.

    Ahora me siento doblemente indignada con la novela, en realidad telenovelas malas ha habido por montones en la historia de la televisión, pero escritores como tu, que tomen lo cotidiano como una novela que llega a diario a todos los hogares por un medio tan controversial como es la tele, y la conviertan en algo sublime, es la primera vez que pasa.

    No podrías considerar tu decisión? Aunque la calidad de la novela haya disminuido, no tienen porque verse afectados tus entradas. Por favor considera y continúa tus análisis.

  3. María:
    Qué hermosa manera de ver estos textos, porque describirlos como sublimes es todo un honor. Mil gracias y me da alegría que a otros lectores les resulten no sólo interesante sino disfrutables estas mis ideas.
    Y por tu comentario creo que redacté mal (en casa de jabonero el que no cae, resbala jajaja) pues tan sólo estoy cerrando el ciclo Fernando-Aldo pero esto sigue vivo porque tengo algunas otras cosas en mi tintero mental las cuales iré redactando y subiendo aquí en los próximos días.

    Un abrazo.

  4. ¿a todos los terceros en discordia que deciden dejar el camino libre al rival les van a poner una pintura en los altares donde se casen los beneficiarios de esa acción?

    Qué buena pregunta. En el caso de “Amor real” la pareja ya estaba casada casi desde el mero principio pero asumiendo que pudieron haber renovado sus votos, quizás San Adolfo (Babolfo, como más nos gustaba llamarlo) pudo bien reinar desde algún retablo.

    Es la mala manera que tienen a veces de ver de que esta gente es heroe que se sacrifican, que “pierden” algo que nunca les perteneció sin demostrar que en verdad librar el camino de su presencia es una ínfima recompensa a haber estorbado por tanto tiempo. Así lo vi yo en AR y creo que esa tendría que haber sido la visión que ellos proyectaran sobre Aldo: se corrió para buscar su felicidad y no para promover la ajena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s