ÉRASE UNA VEZ…

En un lugar de trabajo, en una reunión de las millones que toman a lugar día a día en el mundo empresarial, érase una vez que ocurrió un encuentro cósmico. El universo conjugó sus movimientos para llevar a Leticia Padilla Solís al lugar donde su vida tomaría un rumbo definitivo: Conceptos, pero no sólo eso, su destino tenía nombre y cuerpo: Fernando Mendiola.
“Ese hombre te va a cambiar la vida y tú se la vas a cambiar a él” -le dirían los caracoles en voz de Juana tiempo después. Lo cierto es que sin ese primer choque, sin ese momento primigenio ninguna magia habría ocurrido. En ese instante dos completos extraños dejaron de serlo y comenzaron un rumbo conjunto, un rumbo hecho de cielo e infierno, de luz y de sombras. A lo largo de ese camino se transformarían radicalmente y aprenderían a saberse mucho más fuertes, más grandes y más poderosos de lo que imaginaban.
Tal vez nada de eso fueron capaces de prefigurar en el momento en que se miraron por primera vez, sin embargo, el impacto mutuo fue indiscutible. Ella entró a esa sala de juntas con la ilusión en la mirada y la sonrisa en el rostro, despidiendo por cada poro optimismo y autenticidad. Él la recibió con una seriedad autoimpuesta para esconder su impacto, era un maestro en el arte del disimulo y la fealdad externa de ella lo había dejado pasmado. Sin embargo, a pesar de sí mismo, cedió ante la sonrisa desbordada de ella, correspondió brevemente y a partir de ahí le pidió quedarse, en esa sala primero, en la empresa después y al final, en su corazón y en su vida.
Para ella no fue sorpresa verlo, sabía perfectamente a quién encontraría ahí, antes bien, estaba decidida a aprovechar al máximo ese encuentro y despliega todos sus encantos, los cuales resultan avasalladores al grado de opacar a la mismísima Marcia Villarroel quien se vuelve una especie de maniquí sonriente pero inerte, bellísima pero sin chispa, sin vida. Y vida despide Leticia, una vida encantadora, luminosa y generosa; sorprende y seduce a Humberto; le simpatiza a Fernando quien además se da cuenta de su inteligencia y capacidad de trabajo; descoloca por completo a Marcia quien no puede sino tratar de participar en un juego donde ha quedado fuera burlándose de la situación pues de pronto el fundador de la casa productora y su hijo parecen ser quienes están buscando el empleo… “Quiero a una mujer eficiente” -repetiría mil veces Fernando y con ese argumento la incorpora al trabajo sin sospechar siquiera que esa genio de las finanzas iba a ser la mujer de su vida: aquella quien le enseñaría que su corazón estaba vivo, ni más ni menos.
Ambos inician el camino desde perspectivas opuestas. Él, desde su doble mirada: Es fea pero tiene más cerebro que tú y que yo juntos (a Carvajal); es fea pero eficiente; es fea, feeea pero leal e incondicional… Ella, por su parte, vive todo desde su particular forma de involucrar el corazón en todo cuanto hace, -no por nada llegará a decir que su vida sentimental y laboral parecen ser una sola-: para Lety, Fernando es un galán de cine que traspasa la pantalla para volverse el protagonista de una película distinta, la que ella guioniza en sus sueños a ojos abiertos y cerrados… Luego, vía la trampa de seducción, quedarán uno a merced del otro para descubrir que él había nacido para ella, y ella, para él.
Este primer choque de miradas es el preludio de una larga historia, una historia luminosa y oscura a la vez, desgraciada y feliz a un tiempo; capaz de, a pesar de todo, materializar los sueños de una mujer maravillosa, “la fea más bella” y de Fernando Mendiola, el hombre quien la convertiría en “la dueña de su vida”.

Anuncios

18 Replies to “ÉRASE UNA VEZ…”

  1. Yo voy a desglosar de atrás para adelante de tu análisis, jejeje. Recién ayer comprendí por qué la canción se llama ‘Dueña de mi vida’: por el momento en que Fernando y Leticia están en la cueva, luego de que fueron a la notaria, y Fer le dice que dejó su vida y todo lo demás en manos de ella. Eso la convirtió en la dueña de su vida.

    Pero devolviéndome al principio de la trama, sin dudas hay un eje de seducción muy peculiar, ambos se seducen el uno al otro porque ambos tienen objetivos similares: acomodarse para por fin demostrar sus conocimientos y valerse en sus trabajos de ellos. Fernando, el comunicólogo, licenciado en Barcelona, va a tomar las riendas de la casa productora, que en realidad no es su ideal de trabajo (a Fer le convendría ser una especie de Nick de ‘What women want’ o el Orestes Villanueva de ‘Mi Gorda Bella’); Leticia, la economista, con posgrado en Finanzas, va a tomar las riendas de su carrera laboral que está sumida en el desempleo aunque sea en un lugar donde no cuadre. Son como dos pingüinos empetrolados que van a pasar una temporada en la reserva hasta que les quiten el petróleo de encima…

    A él lo seduce la inteligencia de ella. Cuando más adelante Leticia lo corta y Omar lo anima a ir por ella, Fernando se queja: ‘Nunca le tuve que rogar a una mujer para que estuviera conmigo…’. O sea que Leticia no es la clase de mujer que suele cruzarse en el camino de Fernando y, seguramente, las que sí lo hacen no podrían mantener una conversación de más de 10 retroalimentaciones sin quitarse la ropa anterior de por medio. Fernando la hizo llamar con morbo ¿será más fea que López? Cuando Lety traspasa la puerta y a Fernando se le pasa el primer minuto, él sonríe y su agudeza para entrevistarla es un sinfín de escollos que él está esperanzado ella va a superar optimamente, logrando él vapulear a su prometida. Es como si le estuviera tomando un exámen de límites y él hubiera escrito las fórmulas básicas en el pizarrón: Leticia sólo necesita ser lo suficientemente hábil para realizar los pasajes de término, el resto es pan comido. A Mendiola no le falla el pálpito, Lety llegó más preparada de lo que imaginaba.

    A ella la seduce él. ¿Qué importará descender al infierno secretarial, a la degradación de echar el título por la borda, a declinar la oportunidad de ser una ejecutiva si será la secretaria de semejante bombóm? Era justo lo que estaba necesitando Leticia: inspiración. El corazón de Leticia dejó de latir por amor hace mucho tiempo, desde que Miguel lo pisoteó. Leticia continúo con su vida, con su carrera, se superó pero la mujer quedó guardada en el closet. Para ella la sonrisa de Mendiola es equivalente al más cálido rayo de luz que se cuela por la rendija de una celda carcelaria, es la luz que da esperanza. Y como él le está dando chance en un terreno en el que ella nada como pez en el agua, Leticia despliega todo lo que hace y hasta lo que podría llegar a hacer… en caso de que así gusten mandar. Fernando Mendiola le tendría que haber temido desde ese momento: Leticia tiene un don para aprender, para adaptarse, para sacar cosas de la galera. Cuidado, Mendiola, no vaya a ser que un día de esos saque a la mujer de ahí dentro!!

    Tanto Marcia como Humberto están fuera de la jugada, no por nada cuando Fer la hace salir a Lety es Marcia quien se levanta, se toma del brazo de su futuro suegro y busca su adhesión. Extrañamente Marcia no logra llevarse puesto a Fernando como hizo durante el rodaje del comercial de automóvil, que lo correteó tanto que él le impuso el compromiso para callarla… No, señor, esta vez Fernando se le pone al tú por tú, tanto que Marcia termina descubriendo su juego y mostrando sus cartas: si no contrata a Alicia lo tomará como algo personal (algo que estuvo negando desde primer momento). Leticia acaba de ganar la primer batalla: logró que Fernando pudiera ver más allá de su imagen, algo que Becerra y los demás frívolos del Banco de las Américas no pudieron hacer.

  2. Continuando. Bien es cierto que ella sabía a quién se encontraba. Y él la había tenido muy cerca sin sospecharlo: en el momento en que le llama la atención a Lola por la presencia de su niña en la empresa. Leticia está allí, tras el rack, tomando instantaneas con sus pupilas que le permitan llevarse el recuerdo de semejante Adonis a su casa. El Adonis que ella supone jamás será su jefe por que Olarte y López ya hicieron muy obvio que se van a quedar con la Oxigenada… Lo que nos demuestra que para Fernando ella nunca estuvo allí, por que cuando entra a la sala de juntas al día siguiente no la reconoce, para él es como si la viera por primera vez en su vida. Prueba más que irrefutable de que Lety es ‘invisible’…

    Ambos vivían sin vivir la vida. Estábamos el otro día en el foro de fan fics sacando relaciones de ello: la batalla de Fernando internamente entre el Nando y el Licenciado (hubo que bautizarlos de cierta manera). Lo mismo ocurre en Leticia: la Leticia ‘calculadora humana’ vs la Leticia ‘mujer’ que Erasmo ha envenenado día con día con mínimas dosis y que ya está a punto de desfallecer por completo. Ambos se conocen con sus verdaderas personalidades en terapia intensiva, casi en coma. ‘Nando’ también morirá para siempre cuando llegue Septiembre…

    Dicen las malas lenguas que los caracoles no fallan. Y esos caracoles bien sabían que Leticia Padilla Solís mentiría. O sea, si Lety le hubiera admitido a sus colegas que estaba enamorada de su jefe apenas lo vio los caracoles hubieran vaticinado otra cosa. Pero no, los caracolitos sabían bien que ella por alguna cósmica razón lo iba a ocultar, se iba a avergonzar (así como lo hizo Fer, poniéndola en la cueva), entonces iba a poner otro nombre, el de alguien que pusiera celoso a Fernando, lo pusiera en alerta y lo orillara a dar rienda al maquiavélico plan. Los caracoles depararon entonces: ‘un hombre te va a cambiar la vida a tí. Y tú, a él’. Nada tontos los caracolitos fósiles…

  3. Tú lo dijste hace un rato ya:
    ¡Hablamos el mismo idioma!

    Cuando vi esa entrevista en la sala de juntas comencé con la idea de recorrerla más a detalle para tratar de desentrañar lo que había debajo de la emoción sentida al mirarla. Pronto me di cuenta de que ese era el primer encuentro cara a cara entre esos dos, lo de antes fueron preeliminares, ahí fue donde en realidad comenzó todo, tú lo desenvuelves con más detalle en tus dos comentarios.
    Varias foristas me habían preguntado si no escribiría sobre Lety y Fernando pero no lo había hecho porque no sabía dónde comenzar, gracias a la retransmisión truncada tuve en mis manos el momento y de ahí han venido una serie de ideas, aún desorganizadas pero a las que une algo: Leticia y Fernando están más cerca de lo que, a simple vista, aparece. En buena medida de eso trata la trama de Gaitán: nada es lo que parece, todo es muy diferente de cómo puede resultar luego de la primera impresión y esto aplica claramente a los protagonistas.

    Dos o tres veces he expresado en lafeamasbellaonline.tk una lectura muy general sobre la relación entre los protagónicos de esta telenovela. Según yo vi la forma en la cual Lety y Fer se van acercando, la trama parece dejar entrever que la trampa de seducción tendida a Lety sólo es la chispa que enciende la mecha, lo demás ya estaba ahí listo para hacer fuego… el acercamiento de Fernando sólo sirve de catalizador, pues ambos estaban en el momento preciso de sus vidas para encontrarse en el otro y darle la vuelta a su (otrora) fatídico destino.

  4. hOla! chavas quiero felicitarlas por que en verdad me han encantado sus comentarios y la manera en cómo desenvuelven estos temas como llegan a profundizar sobre un tema que realmente nos pone a pensar y reflexionar.
    gracias por compartir sus expertas opiniones jejeje.
    hasta luego, regresaré pronto a leerlas pues me ha encantado.
    Atte. Gisela

  5. voy a decir algo que dije en el foro de la fea y como siempre lupe estas de 10 my friend wow

    la question no es como peinsan muchas ninas del foro

    Se preguntan Cuando se enamoro Fer de lety?

    Yo digo cuando se dio cuanta fernie de que siempre la amo?

    En la version orginial es muy facil y esta es mi postura es esta se dio cuenta armando de amo a betty siempre cuando leyo el diario

    en la fea fue amor a primera vista o como nos dijo muy bien dicho por cierto lupe en su encuentro cosmico

    gracias como siempre por decir lo que pensamos las fans de la fea de manera tan eloquente por ser la voz de muchas de nosotras que como yo en vez de escribir mejor nos peleamos por escrito o enojamos jajaja perdemos la paciencia cuando no somos compredidas

    gracias lupe socrates

    atte
    platon tanfa

  6. ademas los caracoles no eran una profecia un oraculo un mandato no hay tan cosa como el destino el las tragedias ni siquiera en Edipo en mi opinion es una lectura muy simple si se piensa asi en este caso en esta tragicomedia los caracoles eran un mapa una instruccion una sugercia de como deberian llevar los personjes su relaccion. Las cartas en la original y los caracoles en esta fueron un instumento literario muy habil que nos adelanton al televidente lo que estaba por venir y sirvio como instuctivo para amando y betty fer y letty

    Para mi fernie fue el mas exitoso en saber llevar las reindas de su “destino” lety no por hacerle caso a san aldo de los ahogados y eso me decepciono dewmasiado

    bueno

    gracias
    taniatanfa

  7. Ya que invocaron a Armando Mendoza: ¿Yo fui la única que interpretó que él cayó en la cuenta luego que Betty le relata su trágica historia? Ese fue el momento en que en la pulseada entre Armando ‘el Bello Bobo’ y Armando ‘Doc Monstruo’ gana este último: Armando sabe que él llegó mucho más allá de Miguel… no sólo por que el dinero que hay de por medio son millones de dólares sino también por que él lo ha hecho con sentimiento. Quizás él no desentraña que se trata de amor, por que está naciendo (reiteramos siempre que con Fernando su ternura fue desplegada desde día uno, con ese “adiós chiquita muah” y el beso volador a Adrianita), pero sí huele que es un sentimiento que le nace con Betty.

    Si existe una escena que es abismalmente diferente entre Mendoza y Mendiola es la defensa en el barrio. Fernando baja del coche asustado, avergonzado; Armando baja directamente a molerse a golpes. Armando se quita los lentes, se arremanga y se les enfrenta, a puñetazos, a patadas, como sea: humillaron a Betty y eso lo pagan. Román y su pandilla recién descolocan a Fernando una vez que él está fuera del auto, es recién entonces cuando aquellos se dan cuenta que a quien le comían la boca era a la fea de la colonia.

    Tania, coincido contigo: siempre la amó. O al menos es la lectura que a mí me conviene darle para mi fan fiction. El mismo Mendiola se lo pregunta en mi desarrollo: si Lety se enamoró desde el primer momento ¿no me habrá pasado lo mismo a mí, nomás que no me percaté? Antes de que Leticia comience a ejercer su secretariado, Fernando se desvive quejándose con Omar de que Lety es… fea. FEA, FEA, MUY FEA. Pero cuando ella lo salva, se la juega por él (¡se juega la oportunidad de quedarse con el puesto!), él le lanza ‘Usted es la mujer que yo necesito’. Armando ni roza a Beatriz, ella se hace toda la película. Fernando sí le sostiene la barbilla a Lety y le sonríe muy dulce y muy encantador: ‘Usted es la mujer que YO necesito’. El juego de cambio de nombres también es un presagio en LFMB: Luisa, Lourdes, LINDA… ‘¿Será que me ve linda?’… Diría más luego Fer: ‘Yo no la voy a ver, la voy a sentir. Y yo la SIENTO PRECIOSA’.

    La otra tarde no sabemos bien quién de las dos facetas hablaba en boca de Fer, si Nando o el Lic. Es cuando Fer le habla a Lety por lo que Ariel le dijo de su cambio de look. “Al principio como que no me encantaba…”, se está permitiendo ser sincero. ¿A qué principio se refiere? Al principio para el Lic, que sería su llegada a la empresa, o al principio para Nando, que sería el comienzo del plan. Me quedó esa duda…

  8. Las respuestas vienen de acuerdo a las preguntas formuladas.
    Al preguntar cuándo Fer se enamoró de Lety, hay
    que buscar un espacio-tiempo precisos, un momento a partir del cual nada vuelve a ser lo de antes… pero Gaitán no es así, este escritor del cual tomaron el argumento para LFMB imbrica las cosas de tal modo que todo es una secuencia de eventos conjuntos: la situación en sí, los otros personajes, los antecedentes de los protagonistas, todo, todo los empuja a acercarse, a dejar ver quiénes son en realidad y ahí es donde terminan amándose sin remedio y sin saber cuándo comenzó todo.
    Considero la segunda pregunta de Tania algo más intrincada porque para responderla debemos leer entre líneas. Fernando nunca confiesa su amor, nunca lo admite pues inclusive ante sí mismo tiene miedo de darse cuenta de eso que le está pasando. Porque él, al contrario de Armando, reconoce como amor ese sentimiento hacia Lety desde muy al principio… desde donde yo lo veo, Armando Mendoza no sabe bien qué le sucede, sabe que siente “algo” pero no alcanza a reconocer qué es eso… sólo comienza a darse cuenta de su magnitud cuando Betty se le va, cuando se hunde en el alcohol a raíz de la partida de su ex-asistente a Cartagena. A este personaje se le abren los ojos cuando se ve con horror en el espejo ofrecido por la versión de Betty, cuando se desespera de constatar cómo ella pensaba que todo, todo era cosa de empresa y él puede entonces contraponer sus sentimientos, para tratar de hacerse oír como sea, así termine por confesar su última falta.
    Mi humilde opinión.
    En fin, retomo, Fernando es distinto y para muestra un botón: Luego del evento de Yuri, cuando Lety se va con Tomás, Fernando va a su casa y luego de semejante revés, yo esperaba ver una pantera, un león enjaulado, incontenible por las dudas y la frustración y sin embargo, ve uno en pantalla a un pobre tipo ya sin fuerzas para despotricar, sólo puede admitir que la cantante tuvo razón: Lety es tan importante para él que está en su casa, solo y sufriendo por ella… cuando no fue para defenderla de los ataques de Luigi enfrente de bailarinas, Yuri y anexas. Fuerte lucha interna la de Don Fernando, a muerte diría yo, ¿o no?
    A pesar de eso, Fernando reconoce estar pisando terrenos amorosos en verdad y por eso su desesperación y dolor a raíz del cambio de actitud de Lety nunca pueden interpretarse como 100% angustia por Conceptos, a Fernando le está llevando el diablo por ver el amor disolverse, írsele de las manos… porque cuando le escribe a Leticia “a pocos días de unirme a la mujer que, se suponía, era mi vida APARECE LA VERDADERA…” está reconociendo que amar era algo que Lety sabía hacer, algo que ella le enseño y demostró de múltiples maneras hasta que llegó Aldo con su filosofía barata y la destrozó por dentro.
    Gracias a todas por sus comentarios, así enriquecemos esto y demostramos algo de lo cual estoy convencidísima: LFMB es mucho menos insulsa de lo que parece.

  9. Supongo que como bien expone Guadalupe, el problema es cómo escribe Gaitán y en eso me recuerda mucho María Zarattini (con el personaje de Matilde Peñalver ocurre lo mismo ¿cuándo se enamoró? y aunque muchas suponen que es recién en la tercer instancia – igual que muchas con Armando – yo soy de las que piensan que fue en la primera).

    El hecho de que desconocemos cómo armó Fernando Gaitán el libreto, si lo hizo a razón del tiempo que transcurría o si ya tenía los nudos de inflexión predeterminados, nos obliga simplemente a intuir. Pero en el caso de Olguín y sus secuaces bajo la tétrica batuta de Rosy Ocampo, ese problema se resuelve y obtiene solución: ellos ya sabían de dónde venía y a dónde iba el ‘Bello Bobo’ por lo tanto comienzan a ofrecer obviedades desde el mero principio.

    Bien exponíamos el otro día ya ni recuerdo en qué análisis la enorme diferencia entre ‘la necesidad’ con la que Armando contrata a Betty ‘Emperatriz’ y ‘la necesidad’ con la que Fernando contrata a Lety ‘Linda’: Armando lo hace con cálculo, Beatriz lo acaba de salvar del inminente descubrimiento de Marcela y eso la demuestra como la cómplice perfecta; Fernando lo hace con agradecimiento, como un hoy por mí y mañana por ti, si Lety fue capaz de arriesgar el pellejo por él sin siquiera conocerlo casi ¿él no debería compensarla? Lo que ella hizo por él lo sobrecoge, lo rebasa, es la primera que hace algo sin saber o sin tramar recibir algo a cambio… Armando defiende su ego ante Gutierrez, Fernando defiende a Lety (y en segundo plano, su decisión de contratarla, por eso la redundancia de ‘alguien de mi oficina’).

    Olguín mantiene el guión de YSBLF casi a rajatabla los primeros cinco meses. O sea que frases como que Lety ‘es el antídoto contra el amor y la sensualidad’, ‘de nada me sirve que sea tan inteligente si es tan fea’, ‘Lety es así… borrosa’ o ‘a Lety no le daban el pecho, ¡le daban la espalda!’ salen de boca de Mendiola. Pero A SU VEZ Fernando va desplegando pequeños glimpses de ese Nando que, como también dije anteriormente, está casi en coma cuando Lety lo rescata. Hay un tono de Fernando que dista mucho de Armando y es ese ‘no la quiero lastimar’. A simple vista aparenta ser un pretexto para que Omar aborte la loquísima idea de que él se levante a su asistente, pero un escena que impresiona es cuando Fer está bebiendo, sólo, el día que Lety lo corta por primera vez y se repite en voz angustiada: ¿por qué la tengo que lastimar? En ese momento está él consigo mismo, y el alcohol claro que será su gran enemigo en poco tiempo…

    Situaciones como abrazos, roces, cosquillas (ah, picarona, delante de TODO el hall del primer piso cuando vienen de lo de Jacqueline Palacios) nos dan idea, cuando aún nada se cocina, que si POR AZARES DEL DESTINO ese muchacho cae en manos de esa fea habrá mucho tomate. Como bien dice Guadalupe en una instancia, falta nomás encender la mecha que todo lo demás ya está preparado.

    Por lo tanto no es extraño que cuando se vuelve a rever a la ‘fea’, una se quede con la sensación de que ese amor tan trastocado nació desde el primer segundo…

  10. Por si sirve de algo, un desarrollo desde el ángulo de las ‘predicciones caracolescas’, en el tópico de mi FF:

    El punto de inflexión es… la mención de Tomás. Fer deduce que Leticia ha querido impresionarlo desde primer momento para que Tomás se la ligue (y no está alejado de la metodología de Lety, ella cuando está colada por alguien lo ayuda hasta el final – su caso – ).

    Retomemos desde el principio del plan aún sin estipular: el tiro de gracia para la situación de Fernando es cuando la deuda llega a 6.5 mdd. Esa deuda tiene tres componentes: el resto de la financiación por la compra de los foros (2 mdd), el préstamo que pidieron para comprarle la cámara a Varela (2 mdd) y el financiamiento a tasas irrisorias que le hizo Rodaje.com (2,5 mdd). Cuando Leticia hace los números y se los presenta tanto a Fernando como Omar, Carvajal hace un mapa de situación tétrico: salvaron las ropas, libraran la deuda a un año pero antes de ese plazo llegará Septiembre, el momento no sólo en que Fernando perderá la solteria sino también el sillón presidencial a manos de Ariel. Y como bien expuso Shakespeare: ‘to be or not to be, that’s the question’ Omar hace la retórica macabra ¿Qué empresa le entregará a Ariel si Conceptos no les pertenece?

    Noches antes Fernando expone una gran frase: ‘No te voy a dejar la Presidencia Ariel así no vuelva a dormir en mi vida’. O sea, Fernando decreta y se concientiza de que hará LO QUE SEA con tal de no perder ante Ariel. Y tampoco le conviene perder, por que no habrá qué entregar y la caída será doblemente dolorosa.

    Regresando a la pregunta de Omar, éste continua en que como frutilla de la torta (pastel) están en manos de la ‘bella genio’. A Ariel hay que tratarlo entre algodones para que no se avive que entregaron la empresa ¿y a Lety? Por que ella ya no será la misma, ahora ella ganó la sortija y se puede bajar del carrusel cuando se le pegue la regalada gana. De allí nace, de cierta forma, la imposición de que ‘hay que tratar bien al monstrete’.

    Omar parece tener muy buen olfato por que del otro lado de la ciudad Tomás le está diciendo a Lety que el capital de 40 mdd ya le está quitando lo fea (ok, se lo dice en broma). Tomás no representa peligro para Fernando hasta que llega el día del peritaje: Fer contesta el teléfono y trata muy mal a Tom a raíz de su neura, claro que desconoce que aquel es un potencial socio. Cuando la sangre está por llegar al río, en otras palabras Fernando está por caer en la cuenta de que ‘le cabe’ a su asistente (la situación del imán y ‘no sólo a las locas’) cuando Tomás habla por teléfono con Lety. Omar y Fernando escuchan, percatándose de que hay un cuarto cómplice en la jugarreta a los bancos. Eso es fatal por que Fernando estaba muy compungido por la gritoniza que le había puesto Marcia a Lety, e incluso aunque le sigue el juego a Omar de la fealdad de Lety lo hace con tristeza. DIGAMOS que sin la intervención caracolesca bien PUDO haber nacido amor también pero el tiempo apremiaba (este caso se semeja mucho al de Amor Real, para quienes la vieron) ¿Qué si Fernando se tardaba mucho en derribar el prejuicio, en cortar con su frivolidad, en desatarse de sus cadenas? Se hubiera casado con Marcia…

    Y ahí con mucha muñeca Omar comienza a hacerle la cabeza a Fernando: Lety podrá ser incondicional (lo acaba de demostrar ocultando a Fátima debajo de su escritorio y haciéndole frente a Marcia) pero alguien no tan tierno o tan honesto la puede manipular a su antojo. Cuando Lety sale le toca el juicio: Fer tiene la duda, Omar tiene la certeza. Lety OTRA VEZ no dice la verdad por completo: pidió a Tomás que la acompañara a ver al abogado y para que eso saliera bien tuvo que enterarlo de lo que requerían hacer. Fernando está como si hubiera cachado a su novia en pleno lecho con otro ¿Por qué no me lo dijo? ¡Yo lo hubiera entendido!

    Desde ese momento TODO cae por su propio peso, diríamos entonces que la ficha del dominó ya está volteada. Fer sigue el consejo de Omar por que hay que averiguar de Tomás, sobre todo después de las bromitas del Cuartel. Marta cuenta los presagios caracolescos y Fer se hace la novela… donde sin saberlo él es el protagonista.

  11. Bueno, bueno, bueno. Fin de las quinielas. Ya sabemos cómo fue.

    En el episodio de la retransmisión de ayer, Eduardo Mendoza plantea su situación con Ingala y escalofriantemente cuenta lo que sucederá con Fernando cuando esté con Lety; pero algo que seguramente se nos pasó por alto es el comienzo del relato de Lalo: él e Ingala se conocieron de mucho tiempo y a él no se le cruzaba que fuera más que amistad. Igual ocurrió con Fernando, aún saliendo con Lety no se le cruzaba por la mente o mejor digamos no lo quería sopesar.

    ¿Resultado? Fer está enamorado desde el mero principio. SÓLO que se tardó en darse cuenta.

  12. Pero tengo una duda, si está enamorado desde el principio, ¿por qué los besos de Lety le dan asco? Creo que eso es algo que aunque no te queras dar cuenta tu cuerpo reacciona.

    1. Al inicio está actuando conforme a un plan. Y se cree dueño del plan, si te fijas dice que le da asco besarla pero en cuanto cierra los ojos, no se nota que le cueste taaanto trabajo. Una cosa es el discurso verbal y otra el corporal…

  13. Ahhh!!!, Claro, ahora entiendo porque de esos de celos que sentia el por tomas cuando supuestamente Fernando decia que no amaba Lety. No era por la empresa, mas bien por amor, aunque el no lo sabia, jejeje

  14. Tu crees que Lety se enamoró de Aldo? Yo creo que confundio amistad y agradecimiento.
    Por otra parte cuando Fer se iba a ir por primera vez se iba a ir con carla a rehacer su vida con ella, tu crees?
    Y porque Fer deja de luchar por Lety?

    1. Muchas de las dudas que tú tienes son mías también pero, me parece, son originadas por reescribir los libretos para alargar la historia sin conciencia ni reales fundamentos, por lo cual hay escenas incomprensibles, objetos o destinos de los cuales no se vuelve a hablar, discontinuidades, etc.

  15. He de matizar que ya en el capítulo 8 (no se si ya hay amor por parte de Fernando) pero él ya la conoce muy bien. Casi al final del capítulo van a celebrar el día de la candelaría (o algo así, disculpad, soy española y no conozco esa fiesta) pero él delante de la novia le pregunta a Lety si no se quiere quedar y ella lo único que hace es sonreir y él le dice a su novia: – si, si quiere. Es decir, Fer ya conoce bastante bien a Lety y eso solo puede pasar porque de alguna manera se fija en ella….

    ¿Qué pensais?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s